pensar-en-ingles

Cómo pensar en inglés en 5 pasos

Parece imposible, pero no lo es. Un reto al que todo hispanohablante se enfrenta cuando quiere aprender inglés.

Hablar un segundo idioma está lleno de ventajas. Hay científicos que han demostrado que las personas bilingües, emplean las regiones del cerebro más centradas en el control del lenguaje, es decir, en la toma de decisiones referidas al mismo.

Como el cerebro se encuentra eligiendo la lengua en la que se expresa de forma constante, adquiere una mayor flexibilidad, sin olvidar que su memoria y su concentración se expanden. Pero esto no acaba aquí, hay más beneficios de ser bilingüe, que te animo a descubrir.

Cuando piensas en inglés, puedes aprender mucho más rápido la lengua y perfeccionar tu destreza oral. Y no es por nada, pero si lo hablas mentalmente, será más posible que lo consigas verbalmente.

La importancia de pensar en inglés

¿Cómo empezamos? Como cualquier proceso de aprendizaje, esto requiere paciencia y determinación. A continuación te proponemos 5 pasos para que lo consigas desde ya mismo.

Según el nivel que tengas, lo más normal es que empieces pensando en español y traduzcas. De hecho, es el error más común. Pero si consigues pensar en inglés, no tendrás que traducir y podrás comunicarte de una forma más fluida desde el minuto cero.

Pensar en inglés desde el inicio de tu proceso de aprendizaje, es la mejor manera de asimilar el idioma. Con el paso del tiempo, todo será tan natural que no tendrás que recordar las reglas ni la pronunciación, sencillamente hablarás.

Sea como sea pensar en inglés es la manera más fácil de practicar y de aumentar tu léxico con palabras de uso común. Y no te preocupes tanto por la perfección, cometer errores es la mejor vía para aprender.

1. Empieza pensando en palabras individuales

Es un ejercicio perfecto cuando estás comenzando con tu aprendizaje de inglés( o siempre, en realidad).

Aprovecha cada día, algún momento en el que estés en blanco y sin hacer nada. Empieza en cuanto vayas aprendiendo palabras, es muy posible que no te veas capaz de tomar decisiones en inglés, pero seguro que puedes observar tu entorno e ir nombrando objetos o acciones simples que realices.

Cuando te despiertes, empieza pensando diciendo “Good morning”, “Have breakfast” y cualquier otra expresión que se te ocurra. Y de noche ve acostumbrándote a pensar “Good Night” o “I’m tired”, por ejemplo.

Para coger el hábito de pensar en inglés, coge tu móvil y ponte un salvapantallas que te recuerde “Think in English”, así cada vez que lo revises, lo tendrás más que presente. Puedes hasta convertirlo en un juego, ganar puntos y darte un premio cada vez que lo logres.

Coloca notas por casa en zonas como el baño, la cocina…con vocabulario o expresiones en inglés útiles.

Son pasos muy fáciles, que te facilitarán el aprendizaje de nuevas palabras y te abrirán la mente para pensar en inglés.

2. Improvisa conversaciones

No te cortes, cada vez que estés solo y tengas tiempo ponte a ello. Plantéatelo como un teatro personal.

Elige un tema e invéntate algo de lo que hablar. Piensa que estás teniendo una charla con otra persona y cuéntale cuál es tu serie favorita de TV. O ponte en el papel de que vas a tener una entrevista de trabajo en inglés, y practica.

Si estás aprendiendo nuevas palabras, puedes preguntarte por el significado de los mismos. Un tema fácil y cotidiano es ir a un restaurante e imaginarte la conversación con el camarero:

Waitress: “Hello, and welcome to our restaurant. Do you know what you’ll be ordering?” (Camarera: “Hola y bienvenido a nuestro restaurante. ¿Sabes qué vas a pedir?).

You: “I’m not sure yet. What do you recommend?” (Tú: No estoy seguro aún. ¿Qué me recomiendas?).

Waitress: “If you like meat, our dish of the day is fantastic.” (Camarero: Si te gustan la carne, nuestro plato del día está fantástico).

You: “I’ll have that, then.” (Tú: Entonces pediré eso).

Improvisa variantes de conversaciones, de éste tema u otro. Una ventaja de este ejercicio es que puedes hacerlo en cualquier lugar.

A medida que practiques mentalmente, puedes centrarte en el tema en cuestión. En lugar de preocuparte por tu pronunciación o por el miedo a hablar en otro idioma con otra persona.

Cuando adquieras cierta destreza y confianza, pon en práctica lo aprendido con un angloparlante.

3. Narración de tu vida diaria

Conviértete en tu propio narrador. ¿Qué quiere decir esto? Pues debes empezar a contar tu historia. Piensa que estás dentro de una película que habla de tí, y tú la narras.

Describe tus acciones a medida que las experimentes. Hazlo con tu propia voz o imagina que eres algún narrador famoso como Cate Blanchett o Morgan Freeman.

Un buen ejemplo sería: “It’s morning. She wakes up and rubs her eyes, preparing to face the day. She makes herself a black tea, and wonders what she should wear today.” (Es de mañana. Ella se levanta y frota sus ojos, preparándose para enfrentar el día. Ella se prepara una té negro, y se pregunta qué debería ponerse hoy).

Opta por hacerlo en tercera o primera persona, como prefieras. Describe todo lo que te pasa, lo que haces, cómo te ves y qué piensas. Así usarás palabras de uso cotidiano y frases completas.

4. Ponte creativo

Sobre todo cuando no sepas cómo se dice algo en inglés. Imagina que estás en tu coche, y no sabes cómo continuar una conversación. No interrumpas el momento para buscar el significado en un traductor o diccionario, pon en marcha tu creatividad.

Hay más de una forma de expresar pensamientos, no te bloquees. Aunque no sepas una palabra, seguro que podrás hacerte entender usando otros términos.

Si quieres decir que se te han perdido las llaves, pero ni remotamente sabes que la palabra es “key”, podrías decir: “I can’t get into my house, I lost the thing you use to unlock the door” (No puedo entrar a mi casa, se me perdió la cosa con la que se abre la puerta).

¿A qué se entiende todo perfectamente? No hagas trampas, y empieces a hablar en español. Piensa en otras palabras para decir lo mismo. Esto te resultará de ayuda cuando te enfrentes a una conversación real.

Si no te acuerdas de una palabra puedes decir que “es parecido a”, o “lo opuesto de”, “que se usa para”, “es lo que se hace cuando”…

Una buena forma de mejorar tu capacidad creativa, es con juegos de mesa para practicar inglés. Te divertirás y aprenderás un montón.

5. Amplia tu vocabulario

Un hábito que debes poner en práctica cada día. Cuando te topes con palabras que no conoces, apúntalas y revisa su significado(pero no en el mismo momento).

Lleva un cuaderno o mejor prepara un bloc de notas en tu móvil. Al final del día, consulta todas las dudas conceptuales y averigua su definición. Así poco a poco, mejorarás tu léxico.

Cuando consultes el diccionario, asegúrate de que sea un de inglés solo( así no te pasarás el tiempo traduciendo). Será mucho más fácil pensar y hablar en inglés si no caes en la tentación de traducir.

Elimina todos los diccionarios inglés-español, y ten a mano buenas aplicaciones 100% en inglés. Si al principio te ves abrumado por las definiciones, puedes elegir un diccionario dirigido a estudiantes de un nivel intermedio, com por ejemplo Vocabulary.

Una vez vas acumulando palabras nuevas, debes esforzarte en usarlas en tus conversaciones(y mentalmente, claro). Una buena forma de conseguirlo es agrupando términos y esforzarte por usarlos cada día.

Te recomendamos que instales alguna app en el móvil llamada Wordbit, una herramienta perfecta para ampliar tu vocabulario, buscar palabras y consultar ejemplos reales de uso.

Además, a medida que asimiles conceptos podrás seguir aprendiendo nuevos y añadiendo los antiguos a la lista de ya aprendidos.

Hay más métodos para pensar en inglés, pero con estos 5 pasos podrás empezar a potenciar tu aprendizaje. Es más fácil de lo que crees conseguirlo, ponte manos a la obra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *