Nathalie-language-experiences-blog-convivir-con-familia-de-acogida

Cómo convivir con una familia de acogida en el extranjero

¿Sabes por qué hemos decidido aconsejarte sobre cómo convivir con una familia de acogida? La respuesta es sencilla: en Nathalie Language Experiences apostamos por este tipo alojamiento para nuestros programas de inmersión lingüística.

Si estás preparado para irte a estudiar inglés fuera de tu país, te aseguramos que esta opción es la que más te conviene. Si lo que buscas es una experiencia 100% inmersiva, vivir con una host family, va a ser una vivencia de lo más fructífera y auténtica.

Tanto si vas a aprender idiomas a Reino Unido, Escocia o Estados Unidos, y sin importar el destino, es fundamental exprimir la estancia y crear vínculos con esa familia, ya que que por una temporada, será la tuya.

Sigue leyendo, vas a descubrir estupendos consejos para disfrutar de tu viaje al extranjero. Te vas a sentir como en casa, te lo garantizamos.

Ventajas de convivir en una familia de acogida

La idea de alojarse en una host family durante una estancia de verano o año académico, tiene sus beneficios,  te contamos los más destacados:

  • Mejorar sus destrezas lingüísticas. El participante se tiene que esforzar para poder comunicarse con la familia, tendrá que preguntar y poner en práctica todo lo aprendido en el aula en situaciones cotidianas. Una experiencia de inmersión de gran valor que hará que progrese enormemente.
  • Gracias al contacto diario con los miembros de esa familia, el estudiante enriquece sus conocimientos sobre la cultura y las costumbres del destino. No existe mejor forma de conocer un país que viviendo con una familia
  • Aumentará la confianza del alumno gracias al mayor dominio del idioma. Así ganará independencia y seguridad.

Hemos simplificado en tres aspectos las ventajas de convivir con una familia de acogida si vas a aprender inglés al extranjero, pero es que son más que suficientes para entender el por qué de esta elección.

8 consejos para una perfecta convivencia en familia

Antes de entrar en materia, es fundamental que comprendas que no existe un prototipo de host family y lo más seguro es que difiera bastante de la tuya. Desde los miembros que la componen, al tipo de vivienda, alimentación, horarios, ocio, normas y costumbres.

Debes hacerte a la idea de que existen muchas variantes de familias anfitrionas. Puede ser tanto una pareja, como una familia monoparental( compuesta por una madre o un padre solo), de diversas edades, con un hijo o varios( pequeños, mayores, que ya sean independientes…)o sencillamente, pueden no tener hijos. Habrán familias separadas o divorciadas, y otras con religiones o creencias distintas de la tuya. 

En la diversidad está la riqueza cultural, y debes tener presente que sea como sea la familia, esto no va a influir en el apoyo, la comprensión, el cariño y la dedicación hacia los los estudiantes. 

Descubre cómo escogemos a nuestras host families para nuestras estancias para aprender inglés en el extranjero. 

1. Comunícate

Te parecerá una obviedad, pero asúmelo para que tu estancia de inmersión lingüística sea un éxito, debes abrirte y hablar. Para convivir con una familia de acogida es importante que te comuniques, ellos querrán que estés a gusto y te sientas cómodo, así que harán lo posible porque todo sea así. Pero no olvides que no son adivinos, no te conocen, no tienen por qué leerte el pensamiento. Así que te recomendamos que seas claro y sincero, pero siempre desde el respeto. Si te disgusta alguna comida en extremo, eres alérgico o sufres alguna intolerancia, debes comunicarlo para que lo tengan en cuenta. 

No confundas esto con ser quisquilloso. No te niegues a probar cosas nuevas, ya que podrías perderte sensaciones alucinantes. Deja tu desconocimiento y prejuicios de lado, si has viajado al extranjero a aprender inglés, debes abrir tu mente y disfrutar de un ambiente diferentes con todo lo que ello conlleva.

Lo de ser comunicativo, debes aplicarlo a todos los temas, no solo a la comida.

Puede que te resulte abrumador, pero para facilitarte la tarea lee este post con consejos para superar el miedo a hablar un idioma extranjero. 

2. Haz un regalo de bienvenida

Ser agradecido siempre es un plus. Es una muestra de buena educación, respeto y la mejor manera de mostrar agradecimiento a tu familia de acogida en el extranjero. Es un buen gesto para dar comienzo a tu aventura de aprendizaje. Y además, causarás una estupenda impresión. 

Lo más recomendable es que les lleves algún obsequio típico español. Un buen vino, queso o aceite de oliva son regalos muy apreciados más allá de nuestras fronteras. Comparte con ellos un típico tapeo made in spanish con una copita de vino, una porción de queso y una tostada con aceite. De esta manera, estarás compartiendo una parte de tu cultura y empezarás a forjar lazos.

Toma nota además de estas 23 formas de saludar en inglés, vas a tener que practicar mucho al respecto y te vendrán de cine.

3. Participa en las actividades familiares

Aunque te sorprenda las host families en el extranjero tienen una vida más casera que en nuestro país. El ocio juega un papel fundamental en la convivencia. La lectura, la televisión, los juegos y los hobbies, enriquecen y ocupan una parte de la rutina diaria de las familias. Te comentamos esto porque es importante que te acomodes a su forma de vida. 

En tu viaje harás muchos amigos fuera de casa, pero te recomendamos que aproveches el tiempo en familia. Cuánto más abierto seas, más disfrutarás, te lo garantizamos. No te cierres a vivir otras experiencias. Sé partícipe de la vida familiar, ve a excursiones con ellos, ve a celebraciones familiares, siéntate en el sofá con ellos…Es decir, forma parte de su vida. No esperes que ellos den el paso, muestra interés y únete a ellos. 

Aprende estas frases hechas en inglés para parecer un nativo, así será como si fueras uno más de la familia.

4. Causa una buena impresión

Partiendo de la base del respeto, de la buena educación y de que estás viviendo en el seno de una familia de acogida en el extranjero, esfuérzate en ser amable y ganarte a tus anfitriones. 

Durante el transcurso de tu estancia, sé detallista, muestra tu simpatía y disponibilidad. Haz la cama, recoge tu habitación, acepta las comidas que te sirvan, ayuda con tareas de casa como recoger la mesa, pasear a las mascotas( si las hay), jugar con los niños( si hay), observa si necesitan algo y ofrécete, comenta las incidencias cotidianas…

Es muy probable que no te pidan ayuda, pero ofrecerte es una muestra de educación y consideración. 

5. Respeta sus costumbres y horarios

Has de acoplarte a tu host family. Te parecerá evidente, pero muchas personas no disfrutan de estas experiencias porque se pasan el tiempo comparando con su propia cultura y costumbres. Es un craso error. 

En España se hacen las cosas de una forma y seguro que en tu casa también habrá rutinas, costumbres e incluso manías al respecto de las tareas de casa, la organización y la interacción entre los miembros de la familia.

Puede que a tu padre lo saludes con la mano, a tu madre con un beso, que la ropa sucia se quede en la pila de la cocina, que no desayunes, que dejes los platos de la cena en remojo, que comas de pie junto a la encimera…Por eso, puede que tu nueva familia de acogida interactúe y se comporte de forma distinta. No es mejor, ni peor, es diferente. Lo que debes hacer es adaptarte a la situación y colaborar.

La clave es ser educado y pedir todo con amabilidad. Ayuda a poner la mesa, a recogerla, pide que incluyan tu colada en su lavadora, etc. En resumen, debes integrarte. 

Los horarios de comida de la mayoría de países europeos son distintos a los españoles. Madrugan más, desayunan fuerte, hacen el famoso pack lunch y cenan pronto. Al principio te costará adaptarte, pero es cuestión de aceptar la rutina. En pocos días, estarás más que acostumbrado a tu nueva vida. 

6. Habla con ellos y conócelos

Si te vas a estudiar inglés al extranjero, es probable que al principio sientas cierta preocupación por no tener suficiente vocabulario para expresarte, pero te aseguramos que no hacen falta tantas palabras para comunicarte en otro idioma.

Partiendo de esta afirmación, no hay excusa para que te esfuerces y hables con tu familia de acogida en el extranjero. De todas formas, si quieres aumentar tu léxico, echa un vistazo a este post con consejos para memorizar vocabulario en inglés con rapidez.

Debes mostrar interés por su trabajo, por sus gustos, por su comida favorita, por sus pasiones y por cualquier tema importante. Haz preguntas, sé curioso y aprende de ellos. Así pones en práctica tu vocabulario y descubres su cultura. Pero ten mucho cuidado, has de saber respetar su espacio personal y no forzar una relación muy estrecha con tu host family. Por ejemplo, preguntarle sobre sus planes del día cuando está en el baño, o ves que llega tarde al trabajo, no es una buena idea. Ten paciencia y fíjate bien en las circunstancias antes de lanzarte con impaciencia a mejorar tus destrezas. 

La verdad es que la convivencia en familia es una extraordinaria oportunidad de aprendizaje. Aprovecha el momento al máximo, porque son un recurso infalible para trabajar tu speaking y coger soltura. Piensa que ellos son “gente real”, así que podrás aprender muchas frases, expresiones y modismos que no verás en un libro de texto. Tu host family habla el inglés coloquial o slang, y además, irás acostumbrando tu oído a su pronunciación. Empápate de su forma de hablar, deja que te ayuden a trabajar tu acento y amplía tu vocabulario. Todo, mientras los conoces en profundidad.

Recuerda que un idioma no son solo palabras, también está en relación con la forma de vivir y de pensar.

7. Sé honesto y justo cuando surjan problemas

La convivencia con una familia de acogida en el extranjero no siempre va a resultar fácil. Hay que reconocer que cuando la gente convive, pueden haber conflictos y lo importante es saber gestionarlos de una forma sincera, respetuosa y madura. Es imposible que la convivencia sea 100% libre de enfrentamientos y más cuando no hay un conocimiento profundo de las personas que forman el núcleo familiar. 

Si no te llevas bien con tu host family o hay un problema que te moleste especialmente, lo primero que debes hacer es hablarlo. No te guardes tu opinión, porque podría afectar al desarrollo futuro de la estancia. Busca un buen momento para tratar lo que ocurre con tus anfitriones, afronta el tema con claridad, honestidad y respeto. Lo normal es que una vez se habla y se deja patente la postura, se llegue a un acuerdo o pacto para solucionar la incidencia.

Date dos o tres días para ver la evolución del problema, esto te ayudará a relativizar la preocupación y probablemente se desvanezca o se solucione.

Si no es posible, tendrás que recurrir a tu coordinador que te asignó la familia para tratar el asunto. Procura hacer una crítica constructiva y no te quejes de aspectos que son diferentes pero no necesariamente preocupantes. Debes ser consciente de que acostumbrarte a vivir con otras personas lleva su tiempo, y puede que sea ésto lo que necesites. En todo caso, el monitor podrá ayudarte a solventar el problema y apoyarte.

8. Mantén el contacto

¿De qué sirve construir una relación y estrechar lazos para que cuando vuelvas a España los olvides a todos? Lo importante de convivir con una familia de acogida en el extranjero, es precisamente forjar vínculos duraderos. Intercambia los teléfonos, los emails y vuestros perfiles en redes sociales. Así podréis comunicaros y estar al día siempre que queráis. 

Habla con ellos de vez en cuando, piensa que es una forma de seguir practicando y perfeccionando el idioma. Será como disfrutar de clases particulares de conversación para toda la vida. Además, si la relación es buena y profunda, podrías hacerles alguna visita.

Temas importantes a tratar al comienzo del programa

Para que la convivencia en familia de acogida en el extranjero sea satisfactoria, es recomendable comentar los puntos esenciales nada más empezar la estancia de inmersión lingüística.

Asuntos a tratar:

  • Formas de tratamiento.
  • Dinámica de uso del baño y rutina de duchas. Más que nada para no interferir en el ritmo de la familia y hacer más fácil la integración.
  • Horarios de comidas( desayuno, mediodía y noche)
  • Lavado de ropa.
  • Horas de llegada diaria. 
  • Si tienes necesidades especiales referentes a la dieta, por motivos de salud o por ideología, debes informar previamente.
Consejo extra

Los modales y la cortesía son de especial importancia en Reino Unido e Irlanda. Al empezar, debes tratar a la familia como Mr. o Mrs. (Sr. o Sra.) y después, el apellido. Lo normal es que te pidan que te dirijas a ellos por el nombre de pila, pero no lo hagas sin invitación directa.

¿Qué te han parecido estos consejos? Ahora seguro que te sientes un poco más preparado para afrontar tu experiencia de inmersión lingüística y podrás aprovechar tu curso de inglés en el extranjero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *