practicar ingles

Cómo conseguir que los niños practiquen inglés durante las vacaciones

Cuando llega el periodo vacacional es momento de descansar, pero también es importante que los niños no dejen de lado el aprendizaje del inglés.

Aprender un segundo idioma desde una edad temprana siempre es lo más recomendable para lograr el dominio de una lengua extranjera.

En esos primeros años de vida, los más pequeños tienen una enorme capacidad para absorber información. Por eso, hay que aprovechar esta etapa para que lo practiquen con frecuencia. Si no lo hacen, se corre el riesgo de perder lo aprendido.

El entrenamiento constante es fundamental para que se asiente el conocimiento del inglés. Las conexiones neuronales han de fortalecerse con la práctica continuada del idioma y de esta manera, no se olvidará lo que se haya aprendido.

Lo que ocurre en verano o en cualquier otro periodo de vacaciones, es que se desconecta de las clases. Esto puede hacer que los niños dejen de practicar inglés en su tiempo libre.

¿Quieres que tu hijo no deje de lado el inglés este verano?

Para empezar, no debes olvidar que tu pequeño necesita descansar y divertirse, esa premisa es básica.

Debes tener como objetivo la continuidad del idioma día a día, pero sin estropear sus vacaciones.

No se trata de ponerle deberes adicionales, ni clases particulares ni nada que recuerde demasiado al colegio.  La finalidad es incorporar el aprendizaje de la lengua inglesa, con recursos lúdicos y que pasen inadvertidos.

Es una estrategia muy efectiva para que en el periodo vacacional, sigan aprendiendo y se diviertan.

practicar inglés en vacaciones

4 Ideas para que los niños practiquen inglés

Te damos algunas recomendaciones para que el aprendizaje del idioma en vacaciones, sea mucho más ameno.

1. Habla con tus hijos en inglés

No tengas vergüenza alguna si no dominas el idioma y más, si tu lengua materna es el español. Hay muchos adultos que no se desenvuelven a la perfección con el inglés, pero esto no debe ser un impedimento para conversar con los niños.

Puedes empezar con frases simples relacionadas con actividades cotidianas. Por ejemplo, cuando cada día os despertéis puedes practicar los saludos de buenos días, y hacer un role play en el desayuno.

Ese juego de rol puede ser simplemente aprender a preguntar qué se desea para desayunar, aprender vocabulario y todo lo que tenga relación con ese momento.

En general, puedes tratar de introducir palabras y frases vinculadas a diferentes contextos durante las vacaciones.

No te preocupes porque tu inglés no sea perfecto, pero esfuérzate en pronunciar bien para que tu hijo se vaya acostumbrando y adaptando a la fonética del idioma.  Lo importante es que los niños perciban que hablar inglés es algo positivo.

2. Ver series, películas o escuchar música en inglés

Es un recurso muy empleado y muy eficaz para el aprendizaje de una lengua extranjera.

Cuando los niños son pequeños se puede empezar oyendo canciones. Elige música que les guste y cuyas letras y significado sean fáciles de aprender, como las que te mostramos a continuación.

Al principio es recomendable poner subtítulos en español. Y a medida que crezcan y mejoren su nivel de inglés, puedes cambiar los subtítulos, quitarlos o elegir música adulta de mayor complejidad.

También es interesante que vean series en versión original para aprender inglés. Elige alguna que puedan seguir sin mucha dificultad, una buena idea es optar por alguna serie animada.

Conforme su inglés mejore, podrás elegir series o películas más complejas e incluso compartir esta afición con tus hijos.  Haz que el momento de ver la televisión juntos, sea divertido y didáctico.

3. Cambia el idioma de todos los dispositivos tecnológicos

Los adultos nos pasamos el día rodeados de todo tipo de tecnología y los niños no son una excepción.

Los más pequeños de la casa, aprenden a manejar muy pronto videoconsolas, reproductores, mandos a distancia, smartphones, tablets… Una buena manera de poner en práctica el inglés es modificar el idioma de los aparatos.

Primero puede que les extrañe, pero ese cambio les motivará. Los niños son muy curiosos, y seguro que lo verán como un reto a superar. Es un estupendo recurso para que visualicen palabras y frases en inglés.

4. Actividades en inglés

Cuando lleguen las vacaciones, organiza algún juego o plan para tus hijos que implique expresarse en inglés. Podrías proponer una sencilla conversación a modo de función teatral, jugar al “veo veo” o algunas manualidades. Sin darse cuenta, los niños aprenderán mucho vocabulario y expresiones nuevas.

Si tienes un hijo más mayor y quieres que disfrute de una inmersión lingüística en plena naturaleza, podrías optar por un campamento de verano en inglés.

Para adolescentes que deseen mejorar su nivel de conversación y vivir una experiencia única, una idea óptima es realizar cursos  de inglés en el extranjero. Estos programas de inmersión lingüística tienen muchas ventajas y es sin duda una inversión que merecerá la pena para el aprendizaje de tu hijo.

Ya no hay excusa para no practicar el idioma en vacaciones. Toma nota de estos consejos y verás cómo tus hijos seguirán aprendiendo inglés sin renunciar a la diversión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *